Si se sigue cumpliendo la Ley de Moore, y nada hace presagiar lo contrario, un ordenador de los que tenemos por casa alcanzará la capacidad de computación del cerebro humano en torno al año 2025 (ahora tienen la de un ratón).

Sigue leyendo este artículo, publicado en la revista AUSAP en Febrero de 2017, aquí.